¿Quién puede aprovecharse de las ventajas de la escuela militar?

¿Quién puede aprovecharse de las ventajas de la escuela militar?

Las escuelas militares están diseñadas para proporcionar a niños y adolescentes una educación militar basada en valores tan importantes como el liderazgo, la responsabilidad y disciplina. Ofrecen una combinación de excelente formación académica, disciplina y atención a la forma física que ayudarán al alumno a desarrollarse como buen ciudadano en el futuro.

Las escuelas militares no están diseñadas para ayudar a adolescentes que presenten graves problemas de comportamiento, como casos extremos de rebeldía, violencia o adolescentes afectados por las drogas. De hecho, la mayoría de las escuelas militares que recomendamos en nuestra página de ningún modo aceptarían a cadetes con problemas difíciles de comportamiento ni a estudiantes que no deseen formar parte de la escuela voluntariamente.

Preparamos a los adolescentes de hoy en líderes para el mañana

En los tiempos que corren, donde la innovación ejerce una fuerte influencia en la forma de vida y en los valores morales, los padres deberían considerar nuevos métodos para que sus hijos adquieran una buena educación y formación, todo ello a través de valores morales y decisiones importantes en su vida. El enfoque integral de entrenamiento y formación del niño anima a los padres a inscribir a sus hijos en una escuela militar.

La disciplina es un valor que se inculca a lo largo de toda la formación militar. A diferencia de lo que ocurre en el hogar, donde se suele mimar demasiado al niño, en las escuelas militares no existen favoritismos. A todos los cadetes se los trata justamente y por igual. Y no, las escuelas militares ya no aceptan sólo a chicos, sino que las chicas también son admitidas.

Una formación académica completa, estrategias que perdurarán el resto de la vida, pasos hacia la independencia personal, amistades duraderas y éxito a través de la vocación social son algunas de las características comunes a todas las escuelas militares. Preparan a los adolescentes de hoy en líderes para el mañana.

Otro de los beneficios de estas escuelas es la oportunidad de aprender varios tipos de deporte. Ofrecen varias alternativas deportivas que van desde el corriente fútbol, flag fútbol o la natación a otros con más clase como son el polo, la natación o el ajedrez. También existen ejercicios en los que los cadetes tendrán que participar y por supuesto llegar a dominar, pues se les pedirá desempeñarlos y presentarlos en público. A cada estudiante se le ofrece la oportunidad de convertirse en líder y promover el trabajo en equipo y el compañerismo dentro de su misma sección o en su nivel.

Los valores que florecen en los estudiantes de escuelas militares son, entre otros, los siguientes: sentido de la responsabilidad y de la gestión del tiempo, autodominio, orgullo, autoestima y una comprensión de la integridad personal. Estos valores se exponen especialmente bien en las escuelas militares. Aprendes a administrar el tiempo a través de la presión y el estrés. Todos los días se espera que obedezcas unas ciertas reglas y horarios. También se desarrollará tu bienestar físico.

Se espera que todos los cadetes, no sólo los más brillantes, destaquen y sean líderes a través de sus propios méritos. Se les asigna diversos rangos y responsabilidades. Los estudiantes de los niveles más altos están a cargo de los de los más bajos. Así, cada uno tendrá un modelo para desempeñar el liderazgo, e incluso de volverse un buen adepto. También se exige que los alumnos obtengan buenos resultados en clase para ascender rápidamente y adquirir más méritos. Se avisará a aquéllos que tengan un nivel bajo y a algunos se les bajará de nivel por ello. Realmente es un gran ejercicio de constancia y de capacidad de superación.

Como ya hemos mencionado anteriormente, el programa de estudio incide estrictamente en el ejercicio moral y ético y el desarrollo espiritual. Siguiendo los principios judeo-cristianos de nuestro país, los cadetes deberán asistir a misa los domingos.

Las escuelas militares también potencian el trabajo en equipo. Los cadetes también aprenden estándares morales y éticos que cualquiera debe mantener en su vida y a entender que cada acción conlleva unas consecuencias, ya sean positivas o negativas. El objetivo es inculcar a los cadetes el sentido de la responsabilidad que conforma los cimientos del éxito para la integridad de su vida personal.

Los cadetes aprenderán a apreciar, apoyar y motivarse unos a otros para hacer mejor su individual y colectivo. Existe una rivalidad sana sin envidias.

En general, las escuelas militares potencian la integridad personal del cadete en todos los aspectos. Gracias a las diversas experiencias que adquirirán se volverán líderes seguros de sí mismos y por supuesto ciudadanos responsables.