Los cadetes de la escuela militar

Los cadetes de la escuela militar

Aunque puede que existan cadetes que no se ajusten al perfil, la mayoría de los que están matriculados en una escuela militar suelen ser obedientes y estar bastante motivados. Muchos de ellos están buscando también trabajos militares (normalmente como oficiales) y son también buenos estudiantes. Muchas escuelas militares ofrecen varias opciones de alojamiento en las que el alumno puede hospedarse en la propia escuela o en la casa familiar. Para consolidarse y prestar garantías, las más acreditadas se han ido estableciendo durante largos períodos de tiempo. Así que si su hijo se ajusta al perfil que acabamos de indicar y desea inscribirse en una escuela militar tradicional, lo más recomendable es conocer cuánto tiempo lleva funcionando esa escuela.

Además, la mayoría de las escuelas militares con más renombre cuentan con una gran tradición, algo que, en el cadete, aumenta su experiencia y proceso de aprendizaje. Su hijo o hija se hará cadete y su vida entera cambiará a mejor. Se formará mucho más que en sólo disciplina, orden y trabajo estructurado. Al contrario de lo que piensa el resto de la gente, aprenderá a ser independiente y a pensar por sí mismo sean cuales sean las circunstancias. Lejos de convertirse en "robots", los nuevos cadetes se volverán personas sensatas que se preocupan por la sociedad y sus seres queridos.